27 octubre, 2017

Los principales factores que influyen en el deterioro de edificios

La ausencia de mantenimiento es una de las principales causas del deterioro de un edificio, pero existen otros factores que influyen también directamente. Aquí enumeramos los más importantes.

Factores climáticos

El paso del tiempo, acompañado con las condiciones climáticas, influyen en gran parte en el envejecimiento de un edificio. El clima afecta a los materiales empleados para su construcción y su calidad se ve mermada con el paso del tiempo. Por ello, antes de llevar a cabo cualquier construcción debe estudiarse detenidamente el entorno. Mirar alrededor ayuda a no cometer errores y poder realizar construcciones eficientes en el tiempo con los materiales y las formas más adecuadas.

El Agua

El agua es un factor muy influyente en el deterioro de edificios. Humedades o pequeñas filtraciones del agua de la lluvia o por capilaridad pueden hacer que un edificio envejezca de forma rápida. Además la aparición de este tipo de problemas reduce notablemente el confort de los usuarios del edificio afectado por lo que su valor disminuye considerablemente.

¿Sólo es importante tener en cuenta el agua después de la obra?

No. Durante la construcción de una obra se usan grandes cantidades de agua para su ejecución. Si no se trata de forma correcta pueden manifestarse posteriormente diferentes patologías capaces de deteriorar considerablemente la reciente construcción. ¿Has escuchado hablar de las construcciones en seco? Están muy relacionadas con este tema y nacieron para evitar este tipo de problemas. Hablaremos de ellas en próximos post.

Y las filtraciones no tienen que venir sólo desde arriba o desde dentro de la construcción. También hay que tener en cuenta el subsuelo. El agua del subsuelo puede producir también el deterioro de un edificio. Debido a una construcción deficiente, el agua del subsuelo puede filtrarse entre los elementos de un edificio.

Para evitar este tipo de problemas de deterioro por este factor, además de llevar a cabo una construcción perfecta para evitar las filtraciones de agua provengan de donde provengan, es importante tener en cuenta la ventilación eficiente del edificio evitando así cualquier tipo de problema.

Viento

El viento juega un papel trascendental en los edificios de más de 20 metros de altura. Es por ello, que antes de la construcción se realizan informes y estudios sobre la acción del viento en dicha construcción.

El viento puede producir vibraciones que afecten a elementos estructurales de un edificio y al confort de los habitantes que se encuentran en él.

Temperatura

Los cambios de temperatura también afectan considerablemente a los edificios. Con el calor, los materiales usados se dilatan y crecen, por lo que, una construcción siempre debe contar con juntas de dilatación para esos centímetros que se ganan. Con el frio, los materiales usados se contraen y reducen su tamaño.

Como ocurre con el resto de factores, el entorno en el que se construye determina el tipo de obra que se lleve a cabo. Que exista una gran estabilidad térmica es una noticia ideal para cualquier constructor ya que los materiales no se ven afectados y su deterioro es mucho menor.  Pero en zonas como Granada esto no ocurre. En esta ciudad podemos soportar en un misma día cambios de temperatura de hasta más de 20ºC. Estos cambios terminan afectando de forma más pronunciada a numerosos edificios dando lugar a deterioros.

La mano del hombre

No sólo debemos hablar de aspectos naturales ante el deterioro de los edificios de las ciudades. La mano del hombre, en ocasiones resulta muy perjudicial para cualquier tipo de edificio y sobre todo para los edificios históricos. El vandalismo o la contaminación repercuten negativamente en la belleza de estos edificios desgastando su imagen y dañando el patrimonio de cada ciudad.

Contaminación

Los elementos que componen la atmósfera pueden actuar sobre los materiales, especialmente en los edificios históricos. Los contaminantes atmosféricos como el óxido de nitrógeno, el carbono o el azufre pueden producir manchas en la piedra produciendo un deterioro más rápido para los edificios más antiguos.

Factores biológicos

Aunque parezca que no, los organismos vivos también dañan la estructura y fachada de los edificios.

¿Cómo puede afectar una planta a un edificio?

Sus raíces pueden producir afecciones en la cimentación de un edificio y dañar los elementos constructivos del mismo. Pero no se pueden considerar un problema radical,  ya que pese a que pueden producir algún tipo de daño al edificio, las raíces de los arboles absorben grandes cantidades de agua del suelo reduciendo la posibilidad de filtración de agua desde el suelo.

En cambio seres vivos como las termitas sí pueden causar verdaderos problemas, sobre todo para aquellos edificios que cuenten en su estructura con elementos de madera. En un estado muy avanzado, la única solución será la sustitución de las piezas dañadas. Si el ataque es leve, se puede hacer frente a la plaga mediante productos especiales.

Son muchos los factores del entorno que pueden dañar cualquier elemento de un edificio. Algunos afectan incluso a estructuras completas. En Construcciones Otero somos especialistas en la rehabilitación y restauración de edificios que han podido verse afectados con el paso del tiempo, eliminando problemáticas causadas por factores como los descritos.

Si deseas más información, realizar un estudio de la situación de un edificio y/o llevar a cabo una obra de rehabilitación de la construcción no dude en contactarnos aquí.

Categorías: Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No te pierdas ninguna novedad

Suscríbete a nuestro boletín