22 junio, 2017

5 características de la construcción sostenible

Con motivo de la reciente celebración del Día Mundial del Medio Ambiente queremos aclarar que es la construcción sostenible, en la que Construcciones Otero destaca a nivel nacional. ¿Sabemos lo que es realmente? En este artículo contamos en qué consiste y las cinco características principales de este tipo de construcción.

¿Qué es la construcción sostenible?

La construcción sostenible es la planificación y desarrollo de construcciones que se basan en la optimización de recursos naturales disponibles reduciendo al máximo el impacto de la obra en el medio ambiente.

En un mundo cada vez más contaminado, este tipo de construcción pone su granito de arena para reducir el impacto ambiental, dando respuesta a las nuevas necesidades constructivas a la vez que respeta el medio ambiente, sin renunciar al confort y calidad.

La construcción sostenible se basa en conservar y aprovechar los recursos naturales específicos de la zona donde se ubica, empleando materiales reciclables, con baja huella de carbono en su fabricación y transporte, y en el aprovechamiento máximo de los sistemas constructivos pasivos en el diseño del edificio, reduciendo la energía demandada.

Ahorro de energía

La principal característica es el bajo consumo de energía gracias a un sistema constructivo en fachadas y cubierta de baja transmisión térmica entre el interior y el exterior del edificio, combinado por ejemplo con sistemas de sombreamiento y aprovechamiento de la luz natural en su caso, ventilación natural, aprovechamiento de aguas pluviales, etc., que complementados con el empleo de energías renovables e instalaciones de alta eficiciencia configuran un conjunto de construcción eficiente.

Entre las energías renovables más utilizadas se encuentran: la energía solar térmica y fotovoltaica,  la geotermia, la aerotermia o la utilización de biomasa como combustible.

Ahorro de recursos

La construcción sostenible no sólo conlleva un ahorro en cuanto al consumo energético, sino también de otro tipo de recursos naturales como pueden ser: el aprovechamiento de aguas pluviales, aguas grises, luz natural, etc.

El ahorro de recursos en este tipo de construcción supone: reutilización, reciclaje, uso de renovables, eficiencia en las instalaciones, y por supuesto compromiso con la sostenibilidad del medio ambiente.

Abaratamiento de costes

Hoy por hoy este tipo de construcción supone un incremento de coste sobre el modelo constructivo heredado de años atrás. Pero, dicho incremento se ve recompensado con creces en el usuario final del edificio, ya que a corto plazo de tiempo (entre 8 y 15 años), el  ahorro de la energía consumida supondrá un retorno de la inversión económica, que dependerá de factores como: el tipo de edificio (vivienda, oficina, docente, etc.),  de su uso (diario o estacional)  y de los costes energéticos.

La tendencia de la construcción sostenible

La normativa actual y su tendencia en los próximos años está orientada a beneficiar cada vez más a los edificios de bajo consumo, tanto de nueva construcción como a los rehabilitados. No obstante la normativa europea denominada “Objetivo 20-20-20” del año 2010, ya marcaba el hito de los edificios de consumo casi nulo para el 2020, entre otras exigencias.

Las ciudades hoy en día constituyen “islas de calor”, concepto que indica la casi inexistencia de zonas verdes, poca vegetación, grandes superficies asfaltadas y de hormigón que absorben y mantienen con facilidad el calor de la radiación solar, emisión de aire caliente proveniente de los sistemas de climatización, etc., todos ellos favorecen el sobrecalentamiento del clima en el interior de las ciudades.

Así pues una de las propuestas a nivel europeo, incluso por parte de ayuntamientos, es la implantación de espacios verdes en las cubiertas o azoteas de los edificios.

Este sistema constructivo aumenta el aislamiento térmico, reduciendo el consumo de energía para climatización en los meses de calor y además ayuda a la reducción de los gases invernadero que se producen en la ciudad.

Impacto de los materiales sostenibles

Los materiales empleados en la construcción sostenible son de bajo impacto medioambiental, tanto en su fabricación como en el reciclaje al final de su vida útil. Un ejemplo de ello es el empleo de la madera procedente de bosques de produccion de madera controlada, por ejemplo con sello FSC, o como la utilización de gres en solerías o alicatados fabricados con un alto porcentaje de material reciclado en su composición.

En Construcciones Otero estamos comprometidos con el medio ambiente.  Nuestra sede, el edificio Manantia, es un edificio diseñado por y para la eficiencia energética. Conoce más sobre nuestra sede aquí

Categorías: Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No te pierdas ninguna novedad

Suscríbete a nuestro boletín